Siempre hablamos de una sonrisa bonita, pero olvidamos que la misma debe ir acompañada de una palabra muy importante en el tema bucal: sana. Una boca saludable es directamente proporcional al de un cuerpo sano. La boca, como el resto de las partes del cuerpo, debe tener la higiene necesaria. Debemos buscar el tiempo que demanda una boca sana, para: el cepillado, el enjuague y las revisiones periódicas para lograr tal fin. Porque de no hacerlo llaman a nuestra puerta ‘enemigos’ como: la caries, sarro, dientes amarillos, el mal aliento…

¿Y cómo se logra una sonrisa bonita y sana? Muy fácil, siguiendo una rutina necesaria y educando desde pequeño a nuestros hijos a cepillarse bien los dientes, utilizar el hilo dental, acudir a la clínica dental para una revisión,  al menos entre tres y seis meses, y por supuesto, el enjuague bucal, que también juega un papel crucial en una boca sana.

Todo ello sin olvidarnos de algo tan sencillo y necesario como beber agua, para así mantener la boca fresca y  segregar más saliva que nos protejan de enfermedades; y con una buena alimentación evitando el tabaco, el consumo de alcohol y las drogas.

A la hora del cepillado, recuerda que cambiar el cepillo cada tres meses o en su defecto, una vez que estén las cerdas dobladas. Y en caso de duda, no olvides siempre consultar a tu especialista.

Es un consejo de Clínica Dental Salteras